white house tv3

 

washington tv3La productora, mujer. La redactora, mujer (primera de la corresponsalía en Washington de TV3). La cámara, mujer (también la primera de la corresponsalía). Somos un equipo de mujeres. Esto sorprende a la gran mayoría. Lo divertido es ver la reacción. Si hablas con una mujer la respuesta es casi siempre la misma: “Todo mujeres, qué bien! Girl power, I like it!”. Toda una clara demostración de que las cosas están cambiando, que el papel de la mujer está siendo cada vez más importante.

Pero, ¿y cómo nos ven los hombres? La verdad es que aquí hay menos consenso. Algunos tienen una reacción parecida que demuestra y dice mucho sobre ellos. Pero, por aquí, la mayor reacción sigue siendo de sorpresa. A mi, como cámara se me quedan mirando con cara de sorpresa. Me hace bastante gracia, la verdad. No digo que en Barcelona fuera lo más normal del mundo pero no era tan raro. Y, por supuesto, mucho más habitual.

photoY gracias a este “girl power” tuvimos nuestro primer momento estelar como equipo. Nos enviaron al Quebec a seguir las elecciones. ¿Cual era el interés de TV3? Pues, en Quebec hay también un movimiento independentista. La diferencia es que ahí es totalmente minoritario. En 1995, hicieron un referéndum independentista y el resultado fue muy ajustado: 49.42% votó “Sí” y el 50.58% votó “No”. Pero en estos años el apoyo independentista ha ido a menos. Además, a diferencia de Catalunya, los jóvenes no se preocupan para nada de estos temas ni están a favor del separatismo. Una situación muy diferente pero que interesaba seguir. La primera ministra, Pauline Marois, del Partido Quebecois (pro independencia) adelantaba las elecciones tras 18 meses en el poder. El PQ se presentaba con unas malas estadísticas y así fueron los resultados. Una victoria aplastante del Partido Liberal y de su líder Phillipe Couillard.

Npaulinemaroisosotras llegamos dos días antes de las elecciones para hacer algunos videos sobre los candidatos. Así que el primer día nos fuimos a un acto del PQ. Llegamos y nos plantamos cámara y micro en mano delante del autocar en el que venía Pauline Marois. Y, justo cuando baja la candidata, aparecen dos FEMEN. En cuestión de segundos son reducidas y nosotras grabando. A todo esto, los guardas de seguridad se ponen un poco nerviosos. Se dan cuenta de que hay tres mujeres (nosotras) que no saben quiénes somos (la persona de comunicación del partido con quien habíamos hablado no les había informado de nada).

Femen QuebecPrimer movimiento: preguntan a los demás periodistas que, evidentemente, responden que no nos conocen de nada. El resto de cámaras (hombres) me miran con cara de “tu cámara? tu quién eres?). La situación no pintaba del todo bien pero nos dejan entrar a grabar. Eso sí, no nos dejan acercarnos a la candidata, nos piden pasaporte, no me dejan mover para grabar en otras partes de la sala,… Vaya, que creían que eramos parte del movimiento FEMEN y que la ibamos a liar parda dentro de la sala. A todo esto, sólo yo había grabado a las FEMEN fuera porque el resto de cámaras estaban dentro esperando que acabara el acto. No nos conocían de nada pero las diferentes televisiones acabaron pidiéndonos las imágenes. Girl Power!