Mostrar todos

MI ROL

Si hay un país en el que usan el coche para todo, es Estados Unidos; aunque generalizar es complicado en un país de más de 320 millones de habitantes. Participé en este proyecto como freelance en la fase de investigación e ideación de una web para compartir coche para el día a día. En una primera fase, se quería validar la idea de crear este servicio que sirviera para cortas distancias (por ejemplo, un trayecto al trabajo) y en una ciudad como Washington, D.C., para más tarde usar esta web (y posterior app) para encontrar pasajeros o conductores que hicieran grandes recorridos por Estados Unidos y aplicarlo a distintas ciudades.

INVESTIGACIÓN

¿Compartir coche en Estados Unidos?

Lo primero que había que plantearse era si un servicio cómo este podía funcionar o no en Estados Unidos. De base, hay que pensar en las grandes diferencias que hay entre la costa Este y la costa Oeste con el centro de EEUU. La densidad de población, la necesidad de tener un coche para poder moverse... Es decir, alguien que vive en Dodge City (Kansas) necesita el coche para cualquier tipo de desplazamiento y, por lo tanto, es muy probable que opte por comprar uno en lugar de buscar a alguien que haga el mismo recorrido. Pero, por otro lado, alguien que vive en una ciudad más poblada como Washington, D.C. o Boston puede que vean algún atractivo en no tener que aparcar el coche o compartir gastos para un recorrido en el que es muy fácil encontrar alguien que también lo haga. Estas realidades me hacían partir de unas suposiciones que hacía falta validad a través de la investigación de usuarios. Esta, además, quedaba más acotada por el hecho que la idea inicial era crear este servicio solo para Washington, D.C. y las zonas residenciales cercanas. Otras hipótesis a validar eran las relacionades con conceptos como el de seguridad. ¿Quién quiere compartir coche en su día a día? ¿Cómo afecta eso a la rutina diaria de cada persona y a la sensación de tener más libertad de movimiento/de acción?

Entrevistas

Washington, D.C. era la primera ciudad en la que se iba a poder en marcha este servicio de carpooling. Para ello, lo primero era realizar la investigación de usuarios para dar respuesta a todas las dudas iniciales que necesitaba resolver para entender este servicio. El buyer persona del cliente era una persona que vive en los suburbios (zonas residenciales) y que trabaja en la ciudad. Realicé varias entrevistas en la ciudad: tanto a personas que vivían en los suburbios y que usaban su coche en el día a día, como a personas que no tenían coche y que se movían en transporte público por la ciudad. Dado que la desconfianza en el servicio y su seguridad era una característica recurrente en muchas de las entrevistas, también me interesé por saber qué consideraban los usuarios necesario para esta web, qué tipo de información querrían saber, etc.

Benchmarking

Los insights de las entrevistas me sirvieron para exponer al cliente que consideraba que la idea de negocio no quedaba del todo validada y que la barreras que los usuarios detectaban para usar este servicio podían ser un impedimento importante. Para reforzar estos resultados, analicé qué servicios parecidos existían ya en los Estados Unidos. Esta parte me sirvió para verificar que no era lo mismo pensar esta idea para la costa este, oeste o el centro de los Estados Unidos y que ello también podía influir en el éxito del mismo. Así, por ejemplo, en la costa oeste funcionada un servicio de carsharing que funcionaba con coches eléctricos (extendido en esa zona pero no en la costa este). Además, no encontré muchos servicios que estuvieran funcionando en el país. Por ello, pensé que de cara a analizar posibles features también sería necesario incluir páginas de otros países.

ANÁLISIS

Estructura inicial

A falta de validar mejor la idea de negocio por parte del cliente, con todos los puntos clave de las entrevistas, empecé por estructurar todas las páginas que debía tener este servicio para poder dar respuesta a aquellas barreras o touchpoints que podía tener el usuario y que, en algunos casos, podían disminuir su confianza en el servicio. Esta parte del trabajo se realizó de manera inicial, teniendo en cuentas las pantallas principales ya que por parte del cliente faltaba determinar el modelo de negocio que querían aplicar (tener claro si se va a cobrar a los usuarios por suscripción a la web, si se hará por uso o por un tanto por ciento de cada servicio...). Estas decisiones, evidentemente, influían en algunos flujos dentro de la página y en el diseño o no de ciertas pantallas.

DISEÑO

Partiendo de los insights de las entrevistas realizadas y del análisis de la competencia, establecí una primera lista de contenido y funcionalidades que podían ser interesantes para cualquier usuario que quiera encontrar a alguien que comparta su coche o información que un conductor podría querer compartir.

Wireframes

Información sobre el trayecto, las características del conductor/coche y los pasajeros eran los tres grupos de contenido de la estructura. Para ello, consideré que debía ser fácil incluir la información y, a la vez, ofrecer elementos visuales que lo hicieran más ágil. La falta de validación de la idea era un problema que me acompañó en todo el tiempo que colaboré con este proyecto, por lo que se decidió no invertir tiempo en prototipos Hi-Fi. Dentro de mis objetivos estaba el de ofrecer wireframes e ideas de contenido y estructura a tener en cuenta para una siguiente fase de prototipado y testeo.

REFLEXIÓN

Finalmente, el cliente paró este proyecto por falta de capital y de inversión. Por ello, no puedo ofreer resultados o más información de cómo evolucionó finalmente. Si no hubiera sido así, mi idea era poder realizar varios wireframes para posteriormente realizar test de usuarios y comprobar por un lado si se entendía como estaba estructurado, si encontraban el contenido útil y suficiente o si por el contrario había dejado por el camino elementos importantes para conductores/usuarios.

Comments are closed.