Mostrar todos

Haz el favor de meterte en tu propia vida

Uso de las redes sociales y la falta de comunicación verbal de los millenials

Haz el favor de meterte en tu propia vida

Situación: Sábado. Fiesta privada en una casa con unas 40 personas. Lo típico de estas situaciones: gente hablando en grupos, otras preparándose la siguiente copa, algunos bailando… Variadito, vaya.

Acción: Estoy hablando con una amiga, giro la cabeza a mi derecha y veo a una chica (que he conocido antes en la misma fiesta) haciéndose un selfie con el móvil. Pero no a ella con más gente. No, no, no… Un selfie a ella sola. Pienso: “voy a mirar de reojo a ver si es que se ve la fiesta de fondo o algo…”. No, no, no… Simplemente su cara poniendo gesto de qué buena estoy y qué bien me lo estoy pasando. Esa misma cara que podéis ver una y mil veces en mil y un perfiles de las redes sociales.

Mi primer pensamiento: “Angela, tienes 34 años y no lo entiendes”.

Jóvenes haciendo selfies

¿Qué no lo entiendo? Pues claro que no. ¿De verdad tiene algún sentido esta situación? Yo no la veo por ningún lado. Y punto. Sí, es verdad que yo ya estoy en ese límite (soy del 81) entre ser “millenial” y ser de “los 30 son los nuevos 20” pero creo que soy capaz de entender mínimamente las cosas. Por ejemplo, Snapchat ya no es para mi edad pero soy capaz de entender qué es y para que lo usan los jóvenes. Es más, me interesa saberlo. Supongo que es una manera de no desconectar de muchas cosas.

Vivir por comparación

A lo que voy con toda esta reflexión (como tantas otras que seguro podemos encontrar sobre el tema) es que tenemos que empezar a pensar en que cada uno viva su propia vida. Ha llegado un punto que parece que algunos hacen las cosas porqué otros han colgado una foto de ellos en tal sitio o tal otro, o haciendo un viaje a tal país, o yendo a un concierto de tal grupo (da igual si en realidad saben de qué grupo se trata). Algunos parece que viven por comparación y eso es muy cansino y es una pérdida monumental. Sé que viene de lejos, que no es algo de los últimos días… Supongo que es en los últimos días que a mi se me han hinchado.

Todo nos lleva a la inmediatez y a un consumo rápido de contenido pero no creo que solo se trate de ser rápidos sino de ver cómo llegamos al final. Y creo que no nos damos cuenta de que sobre todo hay que inculcar estas ideas en las generaciones más jóvenes. Considero que los de 30 y pico o más todavía tenemos ese punto de reflexión pero, de verdad, entre los de 20 y poco  (o menos) me cuesta encontrarlo cada vez más.

Uso de las redes sociales en España en 2015. Informe IDBA.

FOMO

Estamos tan pendientes de las redes sociales, de lo que los otros dicen, de si nos aceptan o nos contestan… Incluso ya tenemos que ponerle nombre a ello: es el síndrome FOMO (acrónimo del inglés: Fear Of Missing Out). Eso, por no hablar de cómo se van mermando las capacidades de comunicación verbal.

Hace unos meses, me pareció muy curioso un artículo que hablaba del estudio de la consultora australiana RadiumOne sobre el efecto de los “likes” en nuestro cerebro y porqué nos enganchamos a ello (la dopamina corre por ahí). Los jóvenes se sienten incompletos sin Internet y las redes sociales. Estoy cansada de ver cómo muchos cuelgan toda su vida en las redes sociales: yo, yo, yo, yo y yo.

Vivimos en un mundo cada vez más conectado y con más posibilidades de ser y hacer lo que queramos o descubrir diferentes realidades pero cada vez somos todos más parecidos y queremos hacer todos las mismas cosas. ¡Ah! Pero no olvidemos que así solo vivimos unos cuantos por que todo esto lo analizamos desde un punto de vista etnocéntrico sin tener en cuenta muchas otras realidades sociales que hay en este planeta entre las que tenemos que incluir a toda esa gente que a día de hoy no tiene acceso a Internet.

Tecnología sí, pero con cabeza

Y con todo ello no quiero decir que esté en contra de las redes sociales y de toda la tecnología que no para de avanzar en todos los ámbitos. Estoy muy a favor de todo ello y soy la primera a quién le encanta saber, mirar, pensar nuevas vías de comunicación,… Lo único que creo es que tenemos que prestar más atención a estos ámbitos que vamos dejando de lado y que hacen , en gran medida, que la gente pierda su sentido crítico y analítico. Y sin esto no podemos pensar en tener una sociedad libre y capaz de pensar por si misma. Ahora mismo, lo que yo veo a mi alrededor es gente más bien comunicada que nunca, con más acceso a crear contenido o conectar,… pero también más desinformada que nunca.

2 Comments

  1. Diego Muñoz dice:

    Muy buena pagina. Saludos desde Mexico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *