Mostrar todos

Hagan sitio para los introvertidos

Adentrarme en el mundo UX también me ha hecho aprender mucho sobre método Agile y formas de trabajar más colaborativas y en espacios más abiertos y compartidos. Actividades de brainstorming, presentaciones cada dos por tres, zonas de trabajo compartidas,… Todas estas opciones están al orden del día. Pero, ¿dónde quedan los introvertidos?

‘Haberlos, haylos’

Y pueden ser igual de genios que cualquier extrovertido pero necesitan otro ritmo de trabajo. ¿Dejamos sitio para ellos? ¿Contamos con sus necesidades? De hecho, creo que contar con ellos en un equipo de UX es necesario ya que no dudo de que muchos de los que forman parte de grandes equipos lo son. ¿Qué hay de malo en ser una persona que es capaz de sacar lo mejor cuando está en un ambiente más tranquilo y relajado? Nada.

Por mi parte, después de analizarme un poco, he llegado a la conclusión que soy ambivertida (en algunas cosas veo que tengo características de extrovertida y en otras de introvertida). Y justamente es mi parte introvertida la que me ha llevado a reflexionar sobre este tema. Me vi a mi misma cuestionando si trabajar como UX era para mi cuando en algunas situaciones simplemente me veía como una persona introvertida que no iba a encajar en los grupos de trabajo. Por lo tanto, necesitaba pensar sobre este tema y darme cuenta de que los introvertidos también son muy necesarios.

¿Cómo encontrar el equilibrio?

Es importante que todos salgamos de nuestras “zonas de confort” y eso, en muchos casos, implica ser capaces de expresar nuestras ideas, confiar más en nosotros,… Pero también es verdad que cada uno es como es. Y una persona introvertida puede hacer esos esfuerzos pero, de manera natural, le saldrá comportarse de otra manera. Así como el extrovertido necesita de la socialización y el contacto para sentirse más seguro y mejor en su trabajo. Tienen maneras distintas de “cargar las pilas”. Y eso es algo que también hay que aprender a aceptar tanto por parte del trabajador como de los jefes. De hecho, lo importante es que el equipo funcione como un todo y eso implica encontrar el equilibrio entre los que son extrovertidos, introvertidos y aquellos que beben de los dos lados.

Dilbert by Scott Adams

Siguiendo un gran artículo sobre este tema escrito en Smashing Magazine, hay que destacar las aportaciones positivas que genera un introvertido en un equipo. Entre otras:

  1. Son muy buenos escuchando. Adoptan una posición más reflexiva y observadora en lugar de sentirse cómodos en el papel de ser los que preguntan.
  2. Son buenos resolviendo problemas. Siempre y cuando les demos su tiempo y el espacio necesario para pensar.
  3. Tienden a ser empáticos.
  4. Van bien preparados. Justamente porque no les gusta ser el punto de atención cuando les toca se preparan lo necesario y más para estar seguros de lo que van a hacer y decir.
  5. Son buenos trabajando uno-a-uno o en grupos pequeños. De esta manera se siente más cómodos.

Siguiendo con todo lo bueno que aporta un introvertido, vale la pena ver el TED Talk de Susan Cain.

También hay que pensar en el espacio de trabajo. Está bien que actualmente contemos con espacios abiertos pero también hay que tener en cuenta que un introvertido puede estar mejor en ese ambiente escuchando música de manera que pueda aislarse o sabiendo que tiene alguna zona más tranquila a la que retirarse si en algún momento lo necesita.

¡Extrovertido, frena!

El extrovertido tiene que aprender también ha dejar el espacio para que el introvertido se desate un poco. Es muy fácil llegar a una reunión y dejarla toda en manos de los que siempre hablan y dan su opinión. Pero eso no tiene porqué decir que son los únicos que tienen opinión ni las mejores ideas. Para ello hay que saber llegar a ese punto en el que al introvertido que le cuesta hablar en público pueda también expresar algunas de sus ideas. Y, mucho menos, hay que hacerle sentir mal o como el rarito aquel que no se muestra tan abierto o hablador y que, por lo tanto, parece menos carismático. Igual de importante es saber que, por lo general, un introvertido va a necesitar un tiempo después para trabajar con todas las ideas en su cabecita y en solitario para llegar a nuevas conclusiones o soluciones que puedan ser útiles.

No saber valorar los elementos positivos que aportan todos los miembros de un equipo es un grave error. No debemos dudar ni un solo momento que todos (extrovertidos, introvertidos o ambivertidos) tienen un lugar en cualquier equipo UX.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *