Entender al usuario para tener un buen producto
16/03/2015
Los tímidos también hacen “networking”
25/06/2015
Show all

Replantear cómo se hace y cómo se comparte la información

televisión informativos

Eso de sentarnos en el sofá, encender la tele y ver lo que ponen en ese momento se ha acabado hace tiempo. Y la gente más joven lo tiene todavía más claro que muchos de nosotros. Ellos ya no consumen una gran parte de la información como nosotros creemos o como algunos todavía se empeñan en que la consuman. Y lo que digo no es nada nuevo, lo sé.

Trabajando en informativos para una cadena que también tiene otro canal de 24 horas de información, he oído (y sigo) en más de una ocasión la frase de “es que si pasamos esta noticia por el canal de 24h ya estará quemada para cuando llegue el informativo del mediodía”.

Vamos a ver, alma de cántaro, la noticia ya estará “quemada” porque cualquier persona la habrá buscado a través de mil canales y enlaces y redes sociales antes de que tú la expliques en el informativo del mediodía. No estará “quemada” si eres capaz de pensar otras opciones. ¿O no es un problema del periodismo televisivo actual que simplemente nos quedamos en la superficie de la noticia por falta de tiempo ya sea para elaborar la pieza como por el tiempo que se nos da para la misma?

Y los primeros que deberían tenerlo claro son los propietarios de los medios de comunicación. Ellos tienen que atreverse a experimentar. No digo que vaya a salir bien a la primera de cambio pero hay que probar si no queremos perder a un público que parece cada vez menos informado en muchos aspectos. Y no lo está porque no haya información. Al contrario, la cantidad de información es inmensa. Podemos buscar todo tipo de webs, aplicaciones, medios… que nos expliquen las cosas. Pero también hay que saber poner algún tipo de orden en todo este ruido informativo. Y ese orden tiene que venir de la manos de sus herramientas. Hay que saber jugar en su liga y con su lenguaje si queremos llamar su atención.

Que conste que con eso no quiero decir que no tenemos que dar buena información o sólo explicar “curiosidades”. No, creo que nuestra función es que la gente esté informada de temas de actualidad e importantes para todos. Es en parte nuestra tarea que tengamos una sociedad analítica que sea capaz de entender los porqués y las causas de lo que pasa. Es decir, usar las nuevas plataformas, las redes sociales,… tiene que ir a la par de una información de calidad tanto en el contenido como en el continente.

El ejemplo de @BTVcat

Siempre he creído que una televisión local y pública es un buen terreno para la experimentación. Es una de las cosas que espero de ella. En los últimos meses, Barcelona Tv — @BTVcat — (casa en la que he trabajado algunos años y en la que aprendí mucho) mostraba unos pasitos en esta línea. Coincidiendo con el Mobile World Congress, ofrecía unos informativos hechos con móviles (tanto sus piezas como el informativo como tal). Clica en este enlace si quieres conocer con más detalle la experiencia.

Este es, para mi, un buen ejemplo de innovar en cómo hacemos la información. Eso sí, hay muchos otros elementos que podríamos debatir aquí como la calidad del producto. Innovar no quiere decir ofrecer menos calidad. Ni debe querer decirlo. Ojo, ¡no estoy diciendo que el “experimento” de @BTVcat no fuera de calidad! Al contrario.

Pero, ¿qué decir de esta foto?

Imágenes como estas empiezan a verse y creo que aquí tenemos que parar a pensar. Que una periodista pueda hacer un directo con un móvil ofreciendo una calidad de imagen buena no quiere decir que tenga que hacerlo ella sola, que no necesite un cámara que se encargue de grabarla, de poder hacer un buen movimiento de cámara mientras el o la redactora se ocupa de explicar qué está pasando y se puede mover con soltura, etc.

Otro campo en el que se experimenta desde hace un tiempo es el uso de las redes sociales mientras se está viendo un programa. En este caso tenemos muchísimos ejemplos de programas que lo usan como puede ser “Salvados” — @salvadostv — Pero eso no quiere decir simplemente poner un #hashtag en pantalla y que en las redes se vaya hablando. ¿No creéis que como medio podemos usar mucho mejor estas herramientas?

Por otro lado, también es verdad que poder ofrecer mucha información y de forma muy variada no quiere decir dar cualquier tipo de contenido o de cualquier manera. Aquí, creo que ya entramos en un cuestión de ética profesional. Repito, aquí intento hablar de programación informativa porque si empezamos a hablar de otro tipo de programación creo que podemos llenar líneas y líneas de crítica a esa ética periodística.

Nuevas plataformas para el contenido

Hasta ahora he hablado de casos de cómo hacemos un producto. Por ejemplo, el caso de los informativos de @BTVcat era que estaban hechos por móviles pero se veían por el canal tradicional, el aparato de televisión. Como decía al principio, creo que es importante investigar y arriesgarse en el uso de plataformas para comunicar nuestro producto. Si cada vez la gente consulta más el contenido a través del ordenador, la tablet o el móvil… ¿no debemos saber adaptar la información a ello? Yo creo que sí. En mi caso, por ejemplo, no tengo un televisor en casa pero sí un portátil, un móvil y una tablet. Y es a través de estos dispositivos que consumo información.

Un ejemplo sería el de los periódicos que también incluyen contenido audiovisual online. Pienso que esos vídeos no deben hacerse del modo clásico de entender una pieza informativa. Hay que intentar explorar otros campos en el que se juegue más con los ambientes, con aquellos contenidos que estrictamente podrían quedar fuera del artículo o de una información más estricta. No podemos olvidar la información básica y necesaria pero también podemos pensar en otro tipo de contenido que antes no tenían cabida en nuestro producto informativo final. Puede que penséis que digo obviedades, que muchas de estas cosas ya se hacen…

Creo que hay muchas ideas que se pueden aplicar a un contenido informativo: píldoras informativas que se pueden ver por nuevas plataformas, live stream, contenido adaptado a millennials, nuevas aplicaciones móviles…

Y aunque me repita: la calidad aquí también debe seguir siendo una premisa. Unas malas imágenes, un mal sonido, una mala iluminación… por no hablar de un mal montaje y una mala historia no harán más que darnos un pésimo producto final. Da igual la plataforma que usemos.

Para profundizar un poco en estas ideas y otras, algunos artículos interesantes:

— ‘Context is God’: Why the media needs a change in focus

Why online video is the future of content marketing

Videoperiodismo: cómo producir un video para la web